Por: Roberto Mendoza Socio Líder de Impuestos y Legal en la Unidad de Negocios Noreste de KPMG en México

Una de las condiciones del ambiente de negocios que más destacaron los especialistas en materia fiscal de compañías multinacionales con operaciones en América Latina durante el más reciente KPMG Latin America Tax & Legal* Summit, celebrado en la Ciudad de México, es la incertidumbre que generan los cambios en las disposiciones fiscales que actualmente se dan en diversos países de la región, sobre todo, considerando que, en la mayoría de los casos, estos se enfocan en modificaciones que priorizan el aumento en los índices de recaudación, y que no necesariamente consideran los efectos que ello puede tener a largo plazo en las economías locales o en la cadena de valor de productos o servicios.

Hoy es un hecho, que para que los grupos empresariales puedan adaptarse a un escenario de cambio constante, la relevancia de la función de Impuestos se ha ido incrementando; actualmente es (o al menos debería ser) considerada como un actor clave en la toma de decisiones, no solo bajo una perspectiva financiera, sino también operativa. Cuando las empresas realmente se hacen conscientes de que si aprovechan los datos derivados de la operación fiscal pueden generar soluciones eficientes, usualmente se detona un parteaguas dentro de ellas, así como estrategias de valor agregado respecto a la competencia y, por ende, surgen factores de crecimiento sostenible.

Por otro lado, el volumen de transacciones que hoy procesan las compañías hace que el uso de la automatización empleando tecnología sea algo imprescindible, sin importar el giro en el que se desarrollan. Ahora bien, para la función de Impuestos ya no basta con poseer datos, sino que debe tener claridad de la utilidad de estos para transformarlos en elementos útiles para las diferentes áreas de la empresa, es decir, gestionar la información como servicio (IaaS, por sus siglas en inglés).

La tecnología permite no solo tener un cumplimiento riguroso de las obligaciones fiscales, sino también una visibilidad más completa (necesaria) de las operaciones del negocio, sobre todo, en el caso de organizaciones que tienen actividades en distintas jurisdicciones de América Latina o el mundo, con marcos tributarios particulares, así como reglas de carácter general como BEPS 2.0, que inciden directamente en el flujo de efectivo con el que pueden contar.

Ante tal compendio de factores, la adquisición y retención de un talento que cuente con las habilidades y conocimientos requeridos también constituye un reto para la función fiscal en la actualidad. Las nuevas generaciones no les temen a los cambios de trabajo, así que es necesario mantener un balance adecuado entre las necesidades del negocio y las de todas las personas, para que se encuentren satisfechas con las exigencias de su puesto y la remuneración que se les proporciona en contraprestación.

Definir claramente que el propósito de la función de Impuestos en la actualidad es que se le reconozca como un aliado estratégico para la toma de decisiones en la organización, y hacerlo valer de forma consciente y disciplinada, es fundamental para mantener un alto nivel de confianza y desempeño. Se trata no solo de conjugar tecnología y talento, sino de tener el conocimiento suficiente para encontrar las mejores alternativas al momento de definir la estrategia del negocio, teniendo en cuenta todas las limitantes que imponen los regímenes fiscales de los países donde se tengan operaciones.

* Todos los servicios profesionales son proporcionados por las firmas miembro de KPMG registradas y autorizadas de KPMG International. KPMG en Estados Unidos no proporciona servicios legales, y estos servicios son otorgados únicamente por las firmas miembro de KPMG en América Latina que están autorizadas por ley.

Nota: las ideas y opiniones expresadas en este escrito son de quienes firman el artículo y no necesariamente representan las ideas y opiniones de KPMG en México.

Prohibida la reproducción parcial o total sin la autorización expresa y por escrito de KPMG

###

La información aquí contenida es de naturaleza general y no tiene el propósito de abordar las circunstancias de ningún individuo o entidad en particular. Aunque procuramos proveer información correcta y oportuna, no puede haber garantía de que dicha información sea correcta en la fecha en que se reciba o que continuará siendo correcta en el futuro. Nadie debe tomar medidas con base en dicha información sin la debida asesoría profesional después de un estudio detallado de la situación en particular.

Contáctenos

Contenido relacionado